info@valenciamueblesamedida.es               Teléfono 657 902 303
Claves para convertir un cuarto infantil en un dormitorio juvenil

Claves para convertir un cuarto infantil en un dormitorio juvenil

A medida que los niños crecen sus gustos van cambiando de acuerdo a su personalidad. Por eso es necesario modificar su dormitorio infantil y transformarlo en un dormitorio juvenil donde se sientan a gusto y puedan trabajar.
Algunos cambios son sencillos, como pintar las paredes de un color menos infantil o retirar los antiguos peluches. Otros, en cambio, pueden suponer añadir muebles para almacenaje o colocar una mesa más grande para estudiar.
Te mostramos cinco habitaciones con ideas para realizar el cambio. Puedes aprovechar el momento de tomar la comunión para ofrecer a tu hijo una habitación juvenil donde pueda jugar, hacer sus deberes e, incluso, recibir a sus amigos

Habitación juvenil con escritorio en L

El dormitorio juvenil debe contar, en una misma habitación, con espacios para diferentes funcionalidades: dormir, leer, estudiar. La disposición de los muebles en L deja un amplio espacio central para moverse libremente por la habitación. Si colocas una alfombra y varios cojines será el lugar ideal para reunirse con los amigos.

La mesa de escritorio está equipada con un cargador Wireless, muy útil para el móvil y la tablet, que, además, permitirá prescindir de los cables.
La esquina de la mesa está redondeada para evitar los golpes y se sustenta con una pata metálica que aligera, visualmente, el espacio.

Bajo la cama puedes distribuir cajones de diferentes tamaños para almacenar ropa de deporte, juguetes, libros o lo que necesites. Elige los contenedores entre varios tamaños disponibles y combina los frentes con los colores de todo el conjunto

Una habitación para compartir

Este conjunto de muebles permite ubicar tres camas, la zona de estudio y amplios cajones de almacenaje en un espacio reducido. Para ello la clave está en utilizar la altura como una dimensión a tener en cuenta y colocar las camas en vertical.

Las dos camas principales están descentradas para dar sensación de amplitud. La tercera cama permanece oculta y no ocupa espacio cuando no se utiliza. Un cómodo sistema de arrastre permite disponer de ella en pocos segundos. Además, todo el conjunto se distribuye en ángulo para aprovechar un rincón de la habitación.

Los cajones situados bajo la litera superior tienen la profundidad de la cama, lo que aumenta el espacio de almacenaje. El mueble cajonera situado bajo la mesa de estudio hace las veces de mesilla de noche y aumenta el espacio para guardar.

Todos los elementos de este dormitorio están diseñados para aumentar la funcionalidad en un espacio muy reducido.

Aprovecha el poco espacio

La ventaja de poder diseñar la habitación para tu hijo estriba en que la distribución de todos los elementos será la más adecuada para aprovechar el espacio al máximo. Y eso es lo que ocurre en este modelo que te presentamos.

En poco espacio y con una distribución en U puedes disponer de dos camas, mesa de estudio, dos armarios, estantería para libros y numerosos cajones para guardar. Y todo ello con un diseño bonito y acorde con la edad de tu hijo.

La cama configura el espacio central de todo el conjunto y, en la parte inferior, esconde una cama extra que solo se saca en caso de necesidad. El lateral del armario más grande está rematado por una estantería de cuatro baldas y dos útiles zapateros que se escamotean tras dos puertas abatibles.

El armario más pequeño tiene en su interior un arcón de gran capacidad, para guardar ropa de otras temporadas, libros o juguetes. Se accede mediante una puerta elevable que hace las veces de balda cuando está cerrada.

Bajo la mesa de estudio se localiza un módulo de pequeños estantes que hace las veces de mesita de noche.

Para gustos, colores

Si quieres personalizar hasta el último detalle de la habitación de tu hijo podrás hacerlo con el sistema BOX, mediante el cual añadir o quitar elementos es tan fácil como elegir el color que más te guste.

Esta composición se adapta a una habitación estrecha y alargada, con todos los elementos formando tren. Cuenta con todos los módulos necesarios para un adolescente, como armario, mesa de estudio, zona de almacenaje y zona de descanso. Además, podrás añadir estantería de colgar para que ordene sus libros.

El armario es amplio y puedes disponer del número de baldas que se ajusten mejor a las necesidades de tu hijo. Cuatro amplios cajones bajo la cama completan la zona de almacenaje creando un efecto muy decorativo en los colores del resto del dormitorio.

¿Deberes en equipo?

La habitación de invitados también puede servir de escritorios para el niño. La mesilla de noche es en realidad parte de la encimera y esconde un arcón de gran capacidad. La encimera se puede deslizar para acceder al arcón y cuando necesitemos mayor superficie de trabajo.

La zona inferior de la cama, con tres grandes cajones de almacenaje, y el lateral de la mesa con una estantería para libros completan una habitación multifuncional y elegante.

Si tu hijo se está haciendo mayor querrá un dormitorio juvenil diferente del que le preparaste al nacer. Elige una distribución adecuada y un mobiliario sencillo y funcional para que se sienta a gusto en ella.

Deja un comentario